domingo, 22 de abril de 2012



Cuando el aire se agota y te aprietan las botas de tanto andar. Cuando la cuenta es injusta y lo que mas te gusta te sabe mal. De repente el disfraz de un soldado valiente te queda pintado, das un paso al frente por que son urgente las cosas que siempre has callado. Y gritar y gritar y gritar y cederle al coraje un lugar. Y ponerle nombre al miedo y arrancarle un rayo al cielo, ser feliz aunque pueda fallar. Por que un nudo en la garganta no se suelta si se aguanta, las espinas no se deben tragar. Las palabras tienen filo y a mi nadie me a prohibido gritar